Sin categoría

7 cosas que debes evitar antes de dormir

No dormir las 7 - 8 horas recomendadas, puede causarnos serias complicaciones en el sueño.

Dormir es una de las actividades más reconfortantes del ser humano. Te permite procesar todo lo aprendido durante tu jornada, descansas del ajetreado día y puedes comenzar nuevamente con tu vida con las baterías cargadas, tal como lo planeaste.

Sin embargo, la mayoría de nosotros tenemos algunos problemas a la hora de conciliar el sueño: el insomnio, las ganas de continuar viendo nuestra serie favorita, terminar el día con el celular en la mano, hablando por teléfono con nuestros amigos o simplemente no dormir las 7 – 8 horas recomendadas, puede causarnos serias complicaciones en el sueño.

Según las investigaciones del Hospital Vall d’Hebron, la falta de descanso puede provocar enfermedades cardiovasculares, disminuir la memoria o desarrollar trastornos de ansiedad o depresión. No dormir provoca problemas de concentración, afecta a nuestro sistema nervioso y produce mal carácter.

No descansar te agobia, es por eso necesitas cambiar tu rutina ¿no sabes cómo hacerlo? En este artículo hemos reunido siete prácticas comunes que pueden arruinar el tiempo de descanso y te ofrecemos otras alternativas.

1. Tener el celular demasiado cerca o verlo antes de dormir

Aléjalo de ti lo más que puedas y compra un despertador si te cuesta trabajo levantarte, puesto que, según un estudio de la Universidad Wayne State de Estados Unidos, las radiaciones que emiten los teléfonos celulares pueden causar dolores de cabeza, cambios de humor, confusión e irrupción de los patrones vitales del sueño. Las personas que duermen con el teléfono móvil al lado tardan más en dormirse y pasan menos tiempo en un sueño profundo.

2. Medicarse con pastillas para dormir 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estimaron que, durante un mes de 2013, el 4% de los estadounidenses mayores de 20 años utilizaron somníferos bajo receta médica.

Los medicamentos suelen venir acompañados por una gran cantidad de efectos secundarios, desde dolores musculares hasta pérdida de memoria. Además, pueden llegar a ser altamente adictivos, y los problemas de sueño podrían empeorar después de tomar las pastillas.

3.    Beber alcohol

Todo aquél que se haya quedado dormido después de beber unos cuantos vasos de vino sabe perfectamente que el alcohol a menudo ayuda a conciliar el sueño.

Pero a medida que nuestro cuerpo comienza a metabolizar el alcohol durante la segunda mitad de la noche, podemos comenzar a inquietarnos y no conseguir alcanzar un sueño profundo y reparador.

Según informó Tech Insider, los estudios han descubierto que beber antes de acostarse suprime la fase REM, que es importante para la memoria y la concentración.

4. Trabajar en la cama o en algún lugar de tu habitación

Los expertos aconsejan que para conciliar fácilmente el sueño es bueno reservar el dormitorio exclusivamente para el descanso y el sexo. De lo contrario, no lo asociaremos con el descanso y podríamos tener más dificultades para conciliar el sueño.

5. Hacer ejercicio en las noches

El entrenamiento diario necesita recuperar las fuerzas y muchas veces lo hacemos a través del sueño; sin embargo, Josh Holland, el entrenador de celebridades, declaró que “es importante no practicar ejercicio y sudar poco tiempo antes de acostarnos, ya que lo único que conseguiremos es que nos cueste más conciliar el sueño”.

En su lugar, sugieren practicar algo de yoga o realizar estiramientos simples, que pueden ayudar a relajar el cuerpo.

6. Tomar cafeína

Muchos creemos que la cafeína no nos causa ningún malestar, pero en realidad nunca deberíamos ingerir esta sustancia después de mediodía. La cafeína es la responsable de despertar a la mitad de la noche o dormir con inquietud. Muchos alimentos contienen cafeína, como el cacao, helados, dulces, suplementos para perder peso, té, refrescos, bebidas energéticas y, por supuesto, el café.

7. Consumir alimentos grasos

La investigación sugiere que comer una hora antes de acostarse puede dañar tanto la calidad como la cantidad del sueño, especialmente en el caso de las mujeres. En particular, comer alimentos grasientos antes de acostarse parece disminuir el tiempo que la gente pasa en fase REM.

Si tenemos hambre a altas horas de la noche, los expertos recomiendan comer cereales integrales con proteínas, como mantequilla de cacahuete natural en pan de trigo integral.

Fuente:

culturacolectiva.com

www.msn.com