Economía

¿Qué debes considerar antes de vivir con tu pareja?

Es importante establecer un trato justo y equilibrado al momento de pagar las cuentas.

Si te has animado a dar el siguiente paso con aquella persona que deseas compartir tu vida, debes saber que también compartirás nuevos gastos. Si los dos ya son independientes en el ámbito financiero, es importante que puedan llegar a un acuerdo que les permita establecer un trato justo y equilibrado al momento de pagar las cuentas.

Ahorro en pareja

Cada integrante de la pareja administra sus finanzas por separado, pero se recomienda que ambos puedan mantener una cuenta en conjunto. Asignar, por ejemplo, una cuenta para realizar los pagos de arriendo, supermercado y otros gastos, luego de esto cada uno deposita mes a mes igual monto en esa cuenta. De esta forma se cancelan las deudas y se analiza el porcentaje destinado para ir pagando poco a poco un inmueble.

Aporte acorde al sueldo

Este método es bueno para parejas que poseen ingresos distintos, especialmente cuando uno de los dos gana mucho más que el otro. Se puede destinar el 10% o 15% de sus ganancias a la cuenta en conjunto.

Posteriormente a esto, ambos deben decidir cuánto del fondo común se gastará en pago de créditos y otros gastos conjuntos.

Diferenciar activo y pasivo

El economista Juan Sebastián Naranjo considera que se deben tener claro estos términos para evitar un fracaso a largo plazo.

Cuando las parejas creen que adquirir una vivienda como primera inversión de estructura familiar, es lo mismo que adquirir un activo, están totalmente equivocados, y ahí comienzan los fracasos económicos del hogar. Tener una casa para vivir como primera inversión en verdad es un pasivo, ya que esta no genera dinero que ingrese a tu bolsillo; es más, provoca que este salga de tu bolsillo”, explica.

Naranjo sostiene que todo radica en la educación financiera. “La gran diferencia entre familias ricas y familias pobres, dicha diferencia no tiene nada que ver con el salario, ni con el nivel de educación o académico, la principal diferencia está en si las decisiones que se toman tienen el patrón de comportamiento de las parejas promedio”, dice.

En ese contexto, sugiere el patrón: ahorrar, invertir en bienes productivos, estabilidad y libertad financiera (no depender del salario) e invertir en bienes no productivos.

¿Cuál es el momento ideal?

De acuerdo al economista, ante el cuestionamiento de si existe un tiempo adecuado para adquirir un bien, afirma que más que un tiempo, hay un estado adecuado.

Estado apto para invertir: Gasto= ingreso – ahorro

Estado no apto para invertir: Ahorro= ingreso – gasto

“Cuando las parejas son disciplinadas con sus finanzas y en un tiempo determinado el gasto ha estado en función del excedente entre lo que ingresa al hogar y lo que se ahorra, y dicho ahorro se ve materializado en la capacidad adquisitiva de un bien, estoy plenamente de acuerdo que se debe adquirir un bien, claro está, primero se debe invertir en bienes productivos, en bienes que sean activos, que generen ingreso de dinero a tus bolsillos y a futuro en bienes no productivos”, argumenta.

Por otro lado, Naranjo considera que, entre las principales fuentes de financiamiento para adquirir un bien, están las entidades financieras, las cuales, dividen su cartera de crédito (consumo, productivo, vivienda, educación), y dependiendo de ella varía la tasa de interés a cobrar y el plazo.

Recomienda que el paso de compra se debe ejecutar acorde a la situación económica del país (expansión o contracción) para hallar facilidades o a su vez dificultades en su acierto.

Fuente

www.eluniverso.com